Lola Martín, una granaína doblando en Sevilla

14.08.2012 22:48
 
Los sueños durmientes
La granadina Lola Martín recibe el premio a la mejor actriz de la Feria de Teatro en el Sur de Palma del Río
Los sueños  durmientes
ACTRIZ. Lola Martín posa con el premio obtenido en Córdoba.
 
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
 
 
Publicidad

 
CON el esfuerzo llegan los premios. Esa es una idea aplicable a la trayectoria de la actriz granadina Lola Martín, nacida en Pinos Puente hace 41 años. Y es que desde que comenzó a actuar en 1987 hasta ahora, que le han concedido su primer galardón, han transcurridos muchos años, algunos de los cuales no han sido fáciles para ella. Años de vacas flacas, como a ella le gusta llamarlos. Con más o menos peso, lo que está claro es que los últimos días han sido muy importantes en la vida de Lola. La 'culpa' la tiene el premio a la mejor interpretación femenina que ha concedido la Feria de Teatro en el Sur de Palma del Río 2006 por su papel en la obra 'La vieja durmiente'. Como todos los proyectos de LaSal Teatro, una de las compañías en las que trabaja la granadina, esta función tiene como finalidad cautivar a los niños. Trabajar para ellos.

La primera vez que Lola actuó fue hace una veintena de años. Fue casi por casualidad, ya que ella no tuvo una formación específica para ser actriz. Como tantas otras personas, no tuvo la oportunidad de hacerlo, así que ha aprendido su oficio sobre las tablas. Gracias a su amiga Chari Sánchez entró en la compañía Teatro del Sur, en la que trabajó durante siete años. Debutó en 'El adefesio' de Rafael Alberti y formó parte, entre otros proyectos, de la adaptación teatral de 'El Buscón' de Quevedo.

Transcurrido ese período, Lola se marchó a Sevilla para probar suerte con el doblaje. Esta vez sí que hizo algún curso formativo, pero comprobó la dificultad que entraña conseguir oportunidades en ese circuito, por lo que al cabo de un año decidió volver a su tierra.

El mejor momento

Antes de que llegara su gran ocasión, Lola trabajó en diferentes proyectos, como 'Artes escénicas', pero fue sin duda la aparición de LaSal Teatro lo que le ha acabado abriendo más puertas en su profesión, a la que no siempre ha podido dedicarse de forma profesional. «Ha habido épocas muy buenas en las que vivía del teatro, pero en otras, como les ocurre a muchas personas, no he podido dedicarme a lo que me gustaba y me hacía feliz», explica la intérprete.

Hace cuatro años, una de las dueñas de la compañía, Julia Ruiz, se interesó por la actriz de Pinos Puente después de colaborar ambas en un proyecto sobre malos tratos. A partir de ahí, Lola comenzó a actuar en la obra 'El gran traje', que ya llevaba un tiempo funcionando y de la que guarda un buen recuerdo.

Sin embargo, en 'La vieja durmiente' ha estado desde el principio. El 19 de mayo de este mismo año se preestrenó la función en Santa Fe y en Guadix. Una semana después actuó ante los niños, que son los destinatarios principales de todos los esfuerzos de LaSal.

La gran ausente

El pasado viernes a medianoche, Lola recibió una llamada muy especial. Julia Ruiz, una de sus 'jefas', la despertó para decirle que era la mejor actriz de la Feria de Palma del Río. Y ella, la triunfadora aún somnolienta, no terminaba de discernir si lo que escuchaba era real o uno de sus sueños. Cuando acabó por asumirlo, lo primero que se le vino a la cabeza fue su ausencia. «Para una vez que me dan un premio, no puedo recogerlo», lamenta Lola con un tono que desprende buen humor, pero también rabia.

¿Y ahora qué? Quizás sea la pregunta que pasaría por la cabeza de otros en su situación. Lola no duda tanto: «Estoy tan contenta con lo que hago en LaSal, trabajando para los más pequeños, que aunque puede que este premio me abra más puertas de cara a directores y productores teatrales, no dejaría esta compañía si no pudiera compaginarlo todo».

Ahora, Lola Martín sí puede dedicar todo su tiempo a la profesión que más feliz le hace. Ahora, la actriz que hace casi veinte años comenzaba a hacer sus 'pinitos' en Pinos Puente acaba de recibir su primer premio. Y no lo ha recogido en persona. Pero lo tiene en casa, junto a sus otros sueños.